Testimonios Blog Soporte Testimonios Ingresar

¿Cómo funciona el pago en cuotas de la tarjeta de crédito?

por | 28 Jan 2019 | Aprende sobre Nuevos Créditos Hipotecarios



En Colombia las tarjetas de crédito ofrecen tres alternativas para pagar los consumos y avances en efectivo que realizas con la tarjeta de crédito. Puedes escoger la que más te convenga.

Cada vez que realizas una operación con la tarjeta de crédito debes tomar una decisión: en cuánto tiempo vas a pagar, es decir, en cuántas cuotas terminarás de pagar.

Es una decisión financiera bien importante.

Sin embargo, a veces no la tomamos muy en serio. Pareciera que nos da lo mismo decir a 10 cuotas, que a seis.

Como si 10 cuotas o seis fuera lo mismo. Y no lo es.

Los tres esquemas de cuotas

La entidad financiera o comercial que te concede la tarjeta de crédito puede disponer de estos esquemas para que pagues los consumos y retiros de efectivo:

  1. Revolvente
    Este sistema divide el valor total del consumo en 36 partes iguales. Cada mes pagarás una parte.

  1. En cuotas
    Puedes elegir pagar en dos cuotas, en tres, cuatro, seis, doce y hasta 48 cuotas.

  1. A una cuota
    Puedes tomar la decisión de pagarlo todo de contado, es decir la próxima vez que debas pagar la tarjeta de crédito.

Estos esquemas se ven sencillos si suponemos que cada mes realizamos un consumo y lo pagamos todo al mes siguiente. En ese caso, siempre veríamos que el Pago Mínimo es igual al Pago Total.

Pero no siempre es así.

  • Diferimos las compras y los avances que hacemos cada mes.

  • Compramos en dólares y la tarjeta asume automáticamente doce cuotas.

Cuando recibes el extracto de la cuenta, tienes una lista larga.

Por ejemplo, debes once cuotas (o partes) de compra de los zapatos; diez de las flores, tres del vestido, 16 de la cena de compromiso, 22 de la especialización, y dos del concierto.

Todo suma. Y también suman los intereses. Cada mes pagas intereses sobre cada uno de esos consumos.

Decisión financiera

Entonces, la decisión que tomes al momento de entregar la tarjeta de crédito para pagar tiene un profundo impacto en tus finanzas.

No se trata solo de dividir el valor total, sino de pagar intereses durante un tiempo.

  • ¿Una compra de $ 2,000,000.00 se justificará pagarla en 36 partes con intereses?

  • ¿Una compra de $ 100,000.00 podré pagarla en seis meses, o estaré más seguro si digo en 12?

  • ¿Tendré el cupo o línea de crédito disponible para pagar el semestre de la universidad, ganarme los puntos que me ofrece la tarjeta de crédito, y pagar todo en un mes?

  • Ya tengo otros consumos previos, que he realizado desde hace meses…si compro esto, ¿podré pagarlo? ¿Se subirá mucho el pago mínimo?

Este es el tipo de preguntas que podrías hacerte cada vez que utilices la tarjeta.

Las respuestas te indicarán cuál es la mejor opción.

Por ejemplo:

    • Puedes pagar todo lo que quieras con la tarjeta de crédito y ganar puntos o millas hasta con los consumos más pequeños. Esta costumbre es muy sana y muy buen negocio si también te acostumbras a pagar a una cuota, sin intereses.

    • Hacer las cuentas para determinar qué plazo necesitas para pagar el consumo o avance es la estrategia más indicada. Podrás incluir la cuota en tu presupuesto y estarás seguro de cumplir con los pagos. Es una manera clara de crecer y adquirir, renovar y cambiar.

    • Pensar en los puntos y millas es importante. No definitivo, pero importante. Es como recibir un pequeño descuento por el uso de la tarjeta. Algún día, en efecto, podrás pagar un electrodoméstico con puntos, tener una bici nueva o comprar tiquetes aéreos

    • Considerar la deuda que ya tienes es clave. Tienes que prever que todo lo que compres con la tarjeta debes pagarlo y que una compra del mes pasado se suma a la de hace seis meses, que se suma a la que todavía le debes cuatro cuotas o partes.

En resumen, no guardes la tarjeta. Úsala, pero decide antes cómo puedes pagar y qué buen negocio quieres hacer.

CTA

¿Debes mucho dinero en tu tarjeta de crédito? Hay un par de opciones para mejorar esa situación:

  • Una nueva tarjeta de crédito con mejores tasas de interés

  • Un crédito personal, para pagar menos intereses

  • Un crédito con garantía hipotecaria, para recuperar liquidez

Nueva llamada a la acción

¿Quieres mejorar tu educación financiera?

¿Quieres mejorar tu educación financiera?

Te has unido a nuestro boletín. ¡Te mantendremos informado!