Aprende sobre Educación Financiera

Compra de deuda de tarjeta de crédito con un préstamo personal

Un préstamo personal para pagar la deuda de una tarjeta de crédito puede ser una buena oportunidad de negocio. Y no tiene nada que ver con estar en mora.

Hace pocos días un vecino me pidió asesoría: le había llegado una oferta de su banco para comprarle la deuda de su tarjeta de crédito. Estaba asustado. Él tenía una tarjeta, pero no era con el banco, sino con un almacén.

Estaba organizando su nuevo depa y casi todas las compras de los últimos meses las había realizado con la tarjeta del almacén.

Préstamos con garantía hipotecaria para lo que necesites

El vecino, Antonio, quería saber por qué su banco le hacía esta oferta y, claro, qué tan conveniente era aceptarla.

El caso de Antonio es más común de lo que creemos. Las entidades financieras tienen una ardua gestión comercial. Lograr que sus clientes prefieran todos sus productos es una de ellas.

¿Por qué el banco ofreció un préstamo personal para comprar la deuda de la tarjeta de crédito de Antonio?

Seguramente, el banco observó en los reportes de la central de riesgo que Antonio tenía negocios con el almacén; que su calificación era “normal” (él siempre paga a tiempo la cuota de la tarjeta); y que, en esas condiciones, era un cliente muy valioso para ofrecerle un nuevo producto; un préstamo personal.

Por eso, le indicaron que podría disponer de un préstamo con estas condiciones generales:

  • Monto desde S/.1.000 en soles o su equivalente en dólares
  • Plazo de hasta 60 meses
  • Tasa preferencial desde el 18% anual

¿Valdría la pena pagar la deuda de la tarjeta de crédito con ese préstamo personal?

¡En principio, valía la pena averiguar más!

Antonio me mostró el estado de cuenta de su tarjeta de crédito. Debía S/. 3.500 y estaba pagando algunas compras a tasas superiores al 50% y al 70%. Solo por eso, Antonio haría un gran cambio en su vida: pagaría menos intereses por su deuda.

Dispondría de un poco más de liquidez.

Obviamente, la noticia lo impactó. Era hora de actuar.

¿Qué tendría que hacer?

En general, este tipo de operaciones son rápidas. En el caso de Antonio, el préstamo ya estaba pre-aprobado y lo que se requería era formalizar la solicitud.

  • Llenar y firmar la solicitud.
  • El banco revisaría la situación de Antonio y su esposa para verificar la calificación en la central de riesgos.
  • Entregar copias de DNI
  • Actualizar la información financiera (ingresos)
  • Actualizar información laboral (demostrar estabilidad entre 6 y 12 meses)
  • Estado de cuenta de la tarjeta de crédito

Lo más importante era decidir el plazo en el que quería pagar el préstamo.

Antes de tomar la decisión, le recomendé acudir a un asesor para evaluar qué otras condiciones, gastos y comisiones tendría el préstamo personal y hacer una buena evaluación financiera.

Al costo de la tasa efectiva anual (TEA), se debe adicional el costo del envío de correspondencia (o elegir envío del estado de cuenta virtual) y el seguro de desgravamen. Por su puesto, hay que revisar si hay más condiciones o beneficios.

Una vez, firmen, el banco se encargará de hacer el pago de la deuda de la tarjeta de crédito del almacén y Antonio quedará libre de esa obligación. Seguirá pagando un nuevo préstamo con mejores condiciones.

Para destacar

¡Lo importante en este caso es la diferencia en la tasa de interés! Y, el hecho de que Antonio y su esposa estaban pagando cumplidamente su obligación. Sentirán la diferencia mes a mes, lo que les permitirá seguir invirtiendo en su depa y de contado.

Por supuesto, una cuota menor sería todavía más fácil de pagar.

Consolida tus deudas con garantía hipotecaria en 4 pasos

Los comentarios están cerrados.