Aprende sobre Educación Financiera

3 Desventajas del retiro de efectivo de tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito son una de las herramientas más útiles actualmente. Entre las muchas facilidades que nos otorgan; contamos con la comodidad de hacer retiro de efectivo de tarjeta de crédito

Aunque no es la única de las opciones que nos facilita; sin duda es una de las favoritas por su practicidad. Sin embargo, hay que tener cuidado con esta modalidad.

Un retiro de efectivo de tarjeta de crédito no es cómo utilizar el plástico para hacer una compra.

Consolida tus deudas con garantía hipotecaria en 4 pasos

Por ello, hoy te vamos a mostrar algunas de las desventajas de esta acción; de manera que puedas conocer a que te estas exponiendo al hacerlo.

¡Arranquemos!

1. Le estas pidiendo dinero prestado al banco

Un retiro de efectivo de tarjeta de crédito, no es como disponer de tu dinero en la tarjeta de débito. En esta última, la liquidez está disponible.

En el caso de la tarjeta de crédito, le solicitas al banco, que apruebe ese monto de manera líquida.

Para que esta transacción tenga lugar, el banco te cobrará por adelantado hasta un 10% del monto total a financiar.

Los bancos justifican esto explicando que al no haber un cobre por el punto de venta de un comercio, no se genera la tasa de interés.

2. Existen los intereses diarios

Aunque algunas tarjetas te ofrecen la “comodidad” de no cobrar comisión por el retiro, tienen otras estrategias en mente. Se trata de las comisiones diarias.

Por ende, generan un cargo en interés desde el día que se hizo el retiro, hasta el día que canceles el monto total.

3. Esquema de Cascada de Pagos

A la hora de cancelar el monto de tu retiro de efectivo de tarjeta de crédito, debes vigilar muy bien tus cuentas en la tarjeta.

Si tienes algún saldo de la misma comprometido en compras, previo al retiro, y comienzas a inyectar dinero en la tarjeta con la esperanza de pagar la deuda, no funcionará.

Las tarjetas de crédito funcionan con un esquema de cascada. Esto significa que, cualquier suma de dinero que entre, pasará a pagar la deuda que tengas preestablecida. No será hasta que pagues todo lo que debes en compras, que puedas comenzar a pagar el préstamo de efectivo.

Esto se traduce en que, hasta no cubrir todas tus deudas, no podrás solicitar más dinero.



Consolida tus deudas con un préstamo con garantía hipotecaria

Los comentarios están cerrados.