Liquidez y solvencia: 5 diferencias dentro de una empresa 

Liquidez y solvencia son términos indispensables para cualquier persona que administre una empresa, sin embargo, en ocasiones, se olvida su...

Liquidez y solvencia son términos indispensables para cualquier persona que administre una empresa, sin embargo, en ocasiones, se olvida su significado o lo que ellos implica, lo que puede implicar riesgos más adelante que requieran la solicitud de financiamiento.

Lo primero que se debe tener en cuenta sobre este tema para alcanzar el éxito empresarial, es que la empresa debería poder hacer frente a sus deudas en todo momento, al igual que con todos sus compromisos de pago.

No obstante, en caso de que esto no sea posible, siempre existe la posibilidad de acudir a préstamos y financiamiento siempre y cuando no se cuente con un historial desfavorable en el buró de crédito.

Para no encontrarte en una situación de este tipo, es importante que comprendas cuál es la diferencia entre liquidez y solvencia, por ello, aquí te explicamos 5 diferencias fundamentales entre estos dos términos.

Diferencias entre solvencia y liquidez

Plazos

Por una parte, la liquidez es la que hace referencia al compromiso que se adquiere con las deudas a corto plazo, mientras que los compromisos a largo plazo son considerados como la solvencia de la empresa.

Por lo general, las empresas se enfocan solo en la liquidez, optando por financiamientos para salir de deudas a corto plazo, pero se olvidan de los compromisos a largo plazo que pueden ser los más complejos de solventar.

Activos

Los activos corrientes o activos líquidos pertenecen a la capacidad de liquidez que tiene una empresa, ya que estos pueden convertirse en dinero con facilidad, sin embargo, esto no quiere decir que necesariamente la empresa sea solvente.

Recursos

La verdad, es que las empresas que tienen alta liquidez no necesariamente son capaces de acceder a los mismos recursos que posee una empresa con solvencia. Esto se debe a que el deudor cuenta con suficiente patrimonio para responder mientras que, en caso contrario, no existen garantías al respecto.

Esto quiere decir que la diferencia entre los beneficios a los que pueden optar los dos tipos de empresas es bastante clara y se debe tener en cuenta al momento de solicitar algún tipo de préstamo o financiamiento para proteger la empresa.

Conversión de los activos

Otra diferencia clara entre liquidez y solvencia es el tiempo necesario para la conversión de los activos. Es decir, para tener liquidez es importante contar con activos líquidos con los que sea posible responder a las responsabilidades a corto plazo.

No obstante, si lo que deseamos es solvencia, lo más recomendable es contar con activos que no sean tan líquidos para poder cumplir con nuestras responsabilidades a largo plazo.

Consecuencias

Por último, veremos las consecuencias de la pérdida, en el caso de la liquidez, esto puede significar una pérdida que impida el pago de deudas, salarios y proveedores, mientras que la pérdida de solvencia puede implicar la bancarrota.

En todo caso, es posible optar por diferentes tipos de financiamiento como los préstamos con garantía hipotecaria para capital de trabajo.

No olvides que, si tienes dudas, puedes ponerte en contacto con Rebaja Tus Cuentas para más información.

Los comentarios están cerrados.