Aprende sobre Educación Financiera

Semáforo del buró de crédito, evita caer en rojo

Nadie quiere que el buró de crédito lo califique en rojo, pero si por alguna razón (o necesidad) estás en esta situación, hay maneras de afrontar las deudas y salir de ellas.

Entre las consideraciones más básicas están, aprovechar las ventajas que le puedes sacar a los bancos, medir tus gastos y capacidad de pago.

Haz un cambio en los hábitos, eliminando aquellos que te hagan desembolsar mucho dinero o que no te generen ingresos.

Préstamos hipotecarios en línea

Lo primero que debes hacer es priorizar las deudas según las tasas de intereses más elevadas, deberás pagarlas antes que las de tasa de interés fija.  

Semáforo del buró de crédito, evita caer en rojo. Para evitar el rojo en el buró de crédito respeta las fechas de pago, intenta siempre abonar un capital mínimo. 

Solicitar al banco una quita es otra alternativa. Es una solicitud a la entidad financiera por una cantidad menor a  la deuda original. La institución aceptará la petición de rebaja por el respectivo monto con la finalidad de cerrar la cuenta y evitar correr el riesgo del impago de la totalidad.

La elección de este acuerdo por parte del deudor depende de si quiere seguir pidiendo préstamos o no, ya que en un futuro esta operación aparecerá en el historial crediticio con el nombre de “cuenta con deuda parcial o total sin recuperar”.

Evolución de una deuda en el buró de crédito

Tu historial crediticio queda registrado y se mide en relación a los colores del semáforo.

Cuando la deuda está en verde quiere decir que estás haciendo los pagos dentro del lapso establecido;  en amarillo significa que te estás atrasando, pero estás a tiempo de pagar y tu reputación no ha sido afectada.

Al pasar más de 90 días con la deuda es porque aún no has podido pagar el crédito, lo que significa que tu deuda está en rojo, en este caso el banco ya no puede sacarle provecho a ese préstamo.

Al pasar más de 120 días la entidad financiera vende su cartera vencida a un despacho de cobranza, es ahí cuando los responsables comenzarán a llamarte incansablemente, además de que en tu historial crediticio aparecerás como moroso.

 



Consolida tus deudas con garantía hipotecaria en 4 pasos

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *