Aprende sobre Educación Financiera

4 Tipos de inversiones que puedes considerar

¿Tienes dinero para invertir? Considera estas alternativas de inversión.

Para mí hay dos tipos de inversiones. Yo las comparo con tipos de viajeros: los aventureros y los planificadores. El primero, se expone a los riesgos y espera salir ganando. El segundo, no quiere sorpresas y quiere salir ganando.

De acuerdo con tu estilo, deberías seleccionar el tipo de inversión. Mira estos 4 Tipos de inversiones que puedes considerar

1. Mercado del dinero:

El mercado de dinero es el más común. Se trata de los productos ofrecidos por las entidades financieras (la entidad debe estar vigilada por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP, SBS). La inversión comienza con pocos soles. Ofrecen un nivel de riesgo muy bajo y, por ende, su rentabilidad es la más baja del mercado.

Hablamos de los certificados de depósito a plazo. Muchas entidades financieras ofrecen este tipo de inversión. Es segura, de muy bajo riesgo. Inviertes tu dinero y lo dejas por un tiempo definido, que se puede extender: un mes, 360 días, 24 meses. Mientras mayor sea el tiempo, mejor será la tasa de interés.

También, puedes optar por los certificados bancarios: son títulos valores emitidos por las entidades financieras. Al momento de negociarlo, se fija la tasa y el plazo (normalmente entre 30 y 360 días). Son fáciles de adquirir, y de bajo riesgo.

Finalmente, puedes elegir una cuenta a plazos o una cuenta estructurada: te pondrás de acuerdo con la entidad sobre tus metas y las cuotas para lograrlos. Fijarán un plazo, una tasa de interés (es baja) y unas condiciones para retirar dinero si lo necesitas.

2. Renta fija

En el mercado financiero las inversiones en renta fija son aquellas en las que se tiene un resultado final conocido: sabes qué rentabilidad vas a tener en un tiempo definido. No hay sorpresas. Aunque sí alguna flexibilidad.

En el mercado financiero las inversiones en renta fija son aquellas en las que se tiene un resultado final conocido: sabes qué rentabilidad vas a tener en un tiempo definido. No hay sorpresas. Aunque sí alguna flexibilidad.

A este mercado pertenecen los bonos y las notas.

Son títulos valor de deuda. Los emiten empresas (que están inscritas en bolsa) para financiar sus actividades. Por ejemplo, requieren invertir en una nueva gran planta de operaciones o requieren capital para expandir su crecimiento en un nuevo mercado. Lanzan un bono de deuda, que permite que muchas personas aporten dinero y financien a la empresa.

Las empresas anuncian la salida del bono. Si los inversionistas confían, rápidamente recibirán mucho dinero. A cambio, tú, como inversionista, recibirás un bono, un derecho, para recibir intereses en el período establecido, a una tasa determinada. Por ejemplo, la empresa ofrece pagar dos o tres veces intereses durante el negocio. Al final del plazo, recibirás el dinero inicialmente aportado (lo nominal).

Hay muchas clases de bonos: bonos del estado o bonos del tesoro, empresas productivas, de empresas financieras o por el tipo de garantía que ofrecen.

Si antes del plazo final quieres tu dinero, lo podrás negociar en bolsa.

Son una buena alternativa de inversión para inversionistas con capitales pequeños.

3. Renta variable

En el mercado de renta variable la oferta es diferente: no se negocia una tasa de interés, ni se define una rentabilidad, ni el retorno en un plazo definido. Nada. Adquieres un derecho patrimonial, como en el caso de las acciones

Como accionista de una empresa podrás asistir a la asamblea de accionistas, tener voz y voto. Recibirás dividendos de acuerdo con las decisiones tomadas. Tendrás derechos sobre los activos y ganancias de la empresa, que te repartirán en formato dividendo.

De acuerdo con el sector económico y las características de la empresa, el riesgo de ser accionista será menor o mayor. Medirás la rentabilidad por la variación del valor de la acción en el tiempo.

Participar en fondos mutuos es otra alternativa de inversión. El gestor del fondo, una sociedad administradora de fondos mutuos, recoge dinero de personas naturales y jurídicas para hacer inversiones en el mercado local e internacional. Hay fondos conservadores, que invierten en activos de renta fija básicamente; y hay fondos con un perfil de mayor riesgo, que busca ganar con inversiones en renta variable. Al iniciar, el gestor puede definir un monto y un tiempo de permanencia mínimos.

4. Otras inversiones

Otra alternativa de inversión son los bienes inmuebles. Existen varios negocios:

  • Comprar sobre planos y vender meses después de terminar la obra para liquidar la valorización obtenida (diferencia entre el precio de compra y el precio de venta). Compras con la expectativa de que, por la ubicación, el constructor, el momento de las tasas de interés de los créditos hipotecarios, el tamaño de la obra, será un buen negocio.
  • Comprar usados, remodelarlos, y vender. Muchas personas se dedican a este negocio en el mundo. La idea es reinvertir lo que ganas en un nuevo inmueble.
  • Comprar para alquilar. El alquiler paga la cuota del crédito o permite vivir como rentista.

Y, por supuesto, el mercado de divisas.

Tener dólares es una inversión que muchos prefieren. Al comprar, no tienes certeza del comportamiento futuro, no sabes cuándo será el mejor momento de vender. Pero, si estás pensando en viajar, en adquirir una deuda en dólares o comprar equipos en el exterior, será una buena alternativa.
Así que, qué clase de inversionista quieres ser, ¿aventurero o planificador? O, tal vez quieras revisar primero los consejos de los millonarios.



  • Gana por referir a tus amigos
  • Reporte Infocorp Gratis

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.