Aprende sobre Nuevos Créditos Hipotecarios

¿Cómo reconocer las deudas buenas vs. deudas malas?

Hablar de las deudas buenas vs. deudas malas hace que se genere inquietud en las personas, porque claramente nadie quiere perjudicar sus finanzas, sino mejorarlas. Sin embargo, una buena manera de generar un resultado positivo es conocer sobre estas para tomar las mejores decisiones, como te explicaremos a continuación.

¿Cuáles son las deudas malas?

Cuando no planificamos ni analizamos la adquisición de ciertos productos y terminamos teniendo más obligaciones de las que podemos cubrir, se trata de una mala deuda. Cuando se piensa en esto generalmente se trae a la mente las tarjetas de créditos.

CONSIGUE UNA COMPRA DE DEUDA A PESAR DE ESTAR EN INFOCORP

Sin embargo, las tarjetas de crédito no son la única posibilidad, hay varias cosas que pueden generar ese resultado como los préstamos financieros. Se podría decir, además si quiere conocer las deudas buenas vs. deudas malas, que estas últimas son aquellas que disminuyen tu dinero.

Consolida tus deudas con un préstamo con garantía hipotecaria

Debido a que cuando adquieres una deuda mala hay un solo beneficio detectable y es justamente el producto que obtuviste a cambio. Más allá de esto solo implica la entrega de dinero sumado a los intereses correspondientes que afectan a tu bolsillo al no tener la capacidad para ello.

No existe rentabilidad económica cuando se trata de deudas malas, para tener una guía podríamos decir que al adquirir un préstamo, cuya amortización tenga un plazo que supera la vida útil del producto obtenido, es desfavorecedor.

Por lo tanto, en pocas palabras podemos decir que las deudas buenas vs. deudas malas nos hacen identificar en este caso que todo aquello que obtengamos sin consciencia y presente más desventajas que ventajas es en definitiva una mala deuda.

Reducir las malas deudas

Este tipo de deudas son tan negativas que nos puede llevar a la ruina financiera sin darnos cuenta. Por ende, es necesario que, si tienes o no deudas malas, optes por practicar algunos hábitos que contribuyen a mejorar tus finanzas.

La primera recomendación es organizarte y para eso, la creación de un presupuesto creación de un presupuesto es de gran utilidad. Esta herramienta te ayudará a reflejar mensualmente todos los ingresos y gastos que presentes; este último apartado debe tener los fijos y variables, pero las deudas siempre se deben reflejar como “fijo”.

Si tienes créditos es importante que los organices también señalando datos como:

  • Tipo de crédito.
  • Pago mensual.
  • Tasa de interés.
  • Deuda total.

Respecto a las tarjetas de crédito, es mejor tenerla destinada solo para compras esenciales y planificadas. Si no figura como gasto programado es mejor no usarla, ni disponer de efectivo tampoco arbitrariamente.

Si estás buscando adquirir un nuevo préstamo o tarjeta de crédito, infórmate bien sobre cada detalle como la tasa de interés. Por supuesto, no olvides aceptar solo aquella con cuotas que podrás cubrir, preferiblemente cumpliendo con la regular.

LOS BANCOS CON BAJA TASA DE INTERÉS

¿Existen las buenas deudas?

Hablar de deudas siempre parece tener una connotación negativa, por eso el pensar sobre deudas buenas vs. deudas malas puede generar ruido a algunas personas, sin embargo, se tiene que considerar que si existen alguna positivas.

Las deudas buenas son aquellas que a diferencia de las anteriores sí generan un beneficio más allá de lo adquirido. Ya sea a nivel empresarial o personal, este compromiso debería ayudarnos a crecer financieramente; hay dos maneras de evaluar si son positivas:

  • El bien obtenido con la deuda podrá aumentar su valor con el pasar del tiempo.
  • La utilidad del dinero adquirido es superior (considerando su inversión) al valor de interés de la deuda.

Hay varios casos que podemos mencionar para comparar deudas buenas vs. deudas malas, vamos a ejemplificar las primeras para contrastar lo antes expuesto.

El adquirir deudas con fines educativos es positivo, ya que permite enriquecer los conocimientos de la persona que podrá repagar la obligación adquirida a largo plazo e incrementar sus ingresos. Las empresas también adquieren buenas deudas cuando solicitan préstamos con la finalidad de invertir en ella para su crecimiento.

Por otro lado, la compra de una propiedad es otro ejemplo de una buena deuda, considerando que a futuro esta va incrementar su valor. Así que, antes de pedir un préstamo con garantía hipotecaria de libre disponibilidad en Rebaja Tus Cuentas, no olvides verificar que puedes asumirlo y aprovecharlo al máximo.

Consolida tus deudas con un préstamo con garantía hipotecaria

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *