Aprende sobre Nuevos Créditos Hipotecarios

El costo promedio ponderado de capital

El costo ponderado de capital se puede definir en pocas palabras como una útil herramienta para diversos proyectos y empresas. Presenta una simple fórmula que permite determinar su porcentaje para una firma en particular, lo cual ayuda a determinar su estado de rentabilidad.

Si tienes una pequeña, mediana o gran empresa, no puedes dejar de aprender sobre este concepto, porque será de importancia para tu avance desde el primer momento.

CONSIGUE PRÉSTAMOS PARA CAPITAL DE NEGOCIO YA MISMO

¿Qué es el WACC?

Son las siglas de “Weighted Average Cost of Capital” que se traduce como Costo Promedio Ponderado de Capital, abreviado como CPPK, sin embargo, usualmente se hace referencia a este por su acrónimo en inglés “WACC”.

Préstamos con garantía hipotecaria para lo que necesites

Ahora, el WACC es el costo de las fuentes (tomándose estas en su forma macro similar a lo que es la equity y deuda) del capital que se usaron para financiar aquellos activos estructurales tanto permanentes como a largo plazo correspondientes a la firma.

Teniendo esto en consideración, se puede determinar que el valor de la firma y el costo ponderado de capital tienen una relación muy estrecha, ya que, es necesaria la rentabilidad de la firma para que se cree valor para los accionistas, debido a que el dinero de estas personas a su vez se encuentra atados a esta.

Es decir, que se debe superar el valor de los recursos invertidos en la firma para financiarla, o en pocas palabras el WACC, para beneficio de esta y de los accionistas.

¿Cómo calcular el WACC?

La fórmula del costo ponderado de capital se compone de una serie de elementos que, por supuesto, se relacionan con el mecanismo del WACC:

  • Deuda de la empresa (DF): es la deuda contraída al adquirir un préstamo ligado a cierta tasa de interés procedente de alguna fuente.
  • Valor del capital propio (CP): fondos propios procedentes del único propietario o socios de la empresa.
  • Costo de la deuda financiera (i): cuando se habla del costo de esta hace referencia a la tasa de interés efectiva que se debe cubrir en determinado tiempo por la misma obligación obtenida.
  • Tasa de impuesto a la renta (t): las ganancias de personas, empresas y otras entidades legales que son gravadas por un impuesto.
  • Costo de oportunidad de capital (COK): tasa de rentabilidad que los accionistas esperan recibir como mínimo por haber invertido en la empresa. Se tiene en cuenta la rentabilidad que dejan a un lado si invirtieran en otro proyecto.

Ahora que conoces cada elemento a encontrar en la fórmula, es momento de ejemplificar con una operación del costo ponderado de capital:

LOS BANCOS CON BAJA TASA DE INTERÉS

Una empresa tiene una deuda (DF) cuyo valor es de 7.000 soles y el costo de la deuda financiera o tasa de interés (i) es del 20%. Mientras que el valor del capital propio (CP) es de 3.000 soles con una tasa de impuesto a la renta (t) es del 29% y el costo de oportunidad de capital (COK) es de un 16%. Por lo que, para calcular el WACC la fórmula quedaría de la siguiente manera:

WACC = 6.000/ 6.000 + 2.000 x 20% x (1- 29%) + 2.000/ 6.000 + 2.000 x16%.

WACC = 14, 74%

Ese porcentaje obtenido es el mínimo que debe rendir la empresa para lograr superar la rentabilidad y así crear valor para aquellos accionistas de la firma.

La importancia del costo ponderado de capital

El WACC es de gran utilidad incluso desde el inicio de cualquier firma, sin importar si se trata de una gran o pequeña empresa, ya que, ayuda a visualizar de dónde se obtendrán los recursos, al permitir medir y comparar diversas tasas que otorgan oportunidades de negocios para comprobar su rentabilidad.

Por otro lado, el costo ponderado de capital forma parte de la tasa de descuento de una empresa y genera determinado valor presente relacionado a los ingresos futuros.

A los valores obtenidos a partir de ello se les resta la inversión inicial para obtener una cifra denominada como valor actual neto (VAN), si el resultado es superior a la mencionada inversión se considera viable la empresa, de lo contrario se califica como no rentable.

Ahora, si buscas financiar tu negocio, no dudes en recurrir a los préstamos con garantía hipotecaria para capital de trabajo de Rebaja Tus Cuentas e impulsar su crecimiento.

Consolida tus deudas con un préstamo con garantía hipotecaria

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *