Aprende sobre Compra de Deuda Hipotecaria

¿Cuál es la diferencia entre tasa fija y mixta?

Existen tres tipos de tasas de interés en el mercado financiero. Una entidad puede ofrecerte un crédito con alguna de estas, pero ¿Cuál es la diferencia entre tasa fija y mixta?

Con frecuencia recibo llamadas de amigos solicitando información sobre las tasas de interés. Hay preguntas fáciles, como, por ejemplo, «¿A cómo está la tasa promedio hoy?»  También, recibo preguntas difíciles. La más temida es sobre tasas mixtas.

PUEDES VER: LAS MEJORES CONDICIONES DE CRÉDITO HIPOTECARIO PARA EL 2021

Consolida tus deudas con un préstamo con garantía hipotecaria

El mercado financiero ha ido creando productos y sistemas de financiación de acuerdo con los ciclos económicos y las necesidades de los clientes. Para los créditos hipotecarios, la mayoría de las entidades ofrece créditos con una de estos tres tipos de tasas: fija, variable o mixta.

¿Cuál es la diferencia entre tasa fija y mixta?

Empecemos por conocer los tipos de tasas que existen:

  • La tasa fija:  Esta tasa se negocia una vez y para todo el periodo del crédito. Si, por ejemplo, negocias una TCEA del 12%, esta tasa se aplicará a todas las cuotas.
  • La tasa variable: La tasa variable, como su nombre lo indica, cambia. La entidad financiera, para determinar el valor de la tasa de tu crédito tomará como base el índice de referencia, el promedio del mercado. Si la tasa cambia, cambia el valor de tu cuota.
  • La tasa mixta: Esta tasa es una mezcla entre la fija y la variable. Tú puedes negociar una parte del período a tasa fija y otro a tasa variable. Esta es de más alto riesgo que la fija y por eso, es posible, que su valor sea inferior.

¿Cómo elegir la mejor?

Por un lado, en economía, no existen las bolas mágicas de los adivinos. Existen las predicciones, los escenarios, las evaluaciones estadísticas. Tenemos mejores sistemas y programas para hacer cálculos matemáticos, pero también cambios más acelerados e imprevistos.

Lo cierto es que trabajamos con criterios de corto plazo. Es decir, podemos suponer cómo se va a comportar el mercado en los próximos meses. Las empresas que deben presentar presupuestos a cinco, diez o más años, hacen revisiones con frecuencia. El largo plazo no está claro. Entonces, no es fácil predecir el costo del dinero en el futuro. 

De otro lado, claro, está mi deseo de procurar un buen negocio para todo el que me pregunte qué hacer. Es un compromiso grande.

PUEDES VER: CÓMO REALIZAR PAGOS ANTICIPADOS EN UN CRÉDITO HIPOTECARIO

Supongamos tres escenarios:

Escenario 1: Las tasas están en un buen nivel para adquirir préstamos. El dinero está más barato hoy que hace un año, dos años, diez años. Tienes la oportunidad de comprar una casa. ¿Te parecería bien tomar un crédito hipotecario hoy, a una tasa fija “baja”, y saber que ese es el valor que pagarás durante los próximos 20 años?

Escenario 2: Lees las noticias. Los expertos afirman que las tasas bajaron y mantendrán ese nivel por lo menos durante cinco años. ¿Te arriesgarías con una tasa variable para beneficiarte de la disminución del valor de la tasa durante los primeros años del crédito? Es probable que las cuotas mensuales bajen durante ese plazo. ¿Estarías preparado para que después la cuota aumente

Escenario 3: Combinemos los dos escenarios. Hoy, las tasas son buenas. Se supone que el ciclo durará unos cinco años más. Comprarás un depa y tomarás un crédito por 20 años. Te ofrecen una tasa mixta en el banco. Es una tasa más barata que la fija que ofrecen otros bancos… ¿Te arriesgarías a negociar que durante los primeros cinco años pagarás tu crédito a una tasa fija (y que sabes es baja)? Tendrás cinco años sin sobresaltos. Pagarás la misma cuota mes a mes. Pero en la cuota 61 las cosas pueden cambiar. ¿A la baja? ¿Al alza?  No lo sabes. ¿Te arriesgas? Conoce aquí las ventajas de la tasa mixta

Por su puesto, estos escenarios son hipotéticos.  Solo sirven como ejemplo.

Analiza bien cada escenario

Analiza bien. Es un juego entre el riesgo que quieras tomar, el valor de la tasa actual y futura. Evalúa otros factores tales como la posibilidad de hacer pagos anticipados y terminar de pagar el crédito antes de los previsto; gastos futuros con los hijos; el soñado viaje de aniversario; y la capacidad de soportar descargas de adrenalina cada vez que llegue el día de pagar tu cuota mensual.

Si prefieres menos incertidumbre, recuerda que siempre y durante todo el periodo del crédito, deberás estar atento a los cambios. Si, las tasas bajan, podrás aprovechar y solicitar un traslado de tu crédito a otro banco. Por el contrario, si las tasas suben, estarás feliz de estar pagando un buen negocio.

Consolida tus deudas con un préstamo con garantía hipotecaria

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *