Aprende sobre Compra de Deuda Hipotecaria Aprende sobre Educación Financiera Aprende sobre Nuevos Créditos Hipotecarios

Privilegios de comprar una vivienda nueva


Comprar vivienda nueva es una forma de inversión que garantiza estabilidad financiera, los inmuebles brindan un buen rendimiento con bajos riesgos, ya que su valor tiende aumentar con el tiempo, además se pueden adquirir a través de diferentes modalidades crediticias, lo que facilita enormemente su adquisición.

Cuando se posee una vivienda, especialmente nueva, se cuenta con un bien que aumenta las posibilidades de inversión, ya que se puede solicitar un préstamo con garantía hipotecaria para iniciar un negocio o para invertir el crecimiento del que ya se posee, un privilegio que permite obtener el capital que se necesita para seguir avanzando en el mundo de los negocios.

Una ventaja que que ofrece comprar vivienda nueva es que una parte sustancial del canon o cuota mensual que se paga se utiliza para cancelar el préstamo hipotecario, mientras que si vive en una casa o departamento alquilado, ese pago mensual va directamente al dueño del inmueble como contraprestación por el uso del mismo.

De ahí la posibilidad que invertir en la compra de inmuebles residenciales es una inversión muy rentable a largo plazo, especialmente si se trata de zonas urbanas de alta valorización, donde los inmuebles tienden a aumentar su valor con mayor rapidez, además siempre se tendrá un bien que se puede colocar en el mercado inmobiliario y obtener ganancias con su venta.

Comprar vivienda nueva con una baja inversión

En Perú en los últimos años se ha vivido un importante incremento del mercado inmobiliario, lo que ha permitido un aumento en la oferta de viviendas nuevas, las cuales se pueden adquirir con una inversión baja, ya que las constructoras y empresas inmobiliarias permiten la compra sobre planos, es decir se puede iniciar la compra del inmueble cuando se inicia el proyecto de construcción.

Esto permite que se pueda pagar la cuota inicial, que por lo general se ubica en el 30% del valor de la vivienda de forma fraccionada, teniendo plazos que pueden ser de hasta 24 meses para cancelarla a totalidad; además se puede negociar la casa o apartamento a precios más bajos, ya que siempre cuando se trata de preventas se ofrecen precios mucho más bajos que cuando el edificio o conjunto residencial ya están terminados.




¿Quieres mejorar tu educación financiera?

¿Quieres mejorar tu educación financiera?

Te has unido a nuestro boletín. ¡Te mantendremos informado!