¿Qué tipo de deudas te pueden llevar a un embargo?

Si tienes una deuda y no has pagado las cuotas, es momento de que comiences a preocuparte por ello; ya...

Si tienes una deuda y no has pagado las cuotas, es momento de que comiences a preocuparte por ello; ya que, las deudas sin pagar te pueden llevar a un inminente embargo.

Cuando tengas cuentas por pagar, también debes conocer cuáles son las deudas que llevan a un embargo, para que tomes todas las precauciones cada vez que tengas un préstamo personal y protejas en todo momento a tus cuentas bancarias y tu historial crediticio.

JUNTA TODAS TUS DEUDAS EN UNA SOLA FECHA DE CORTE Y PAGO

Deudas que llevan a un embargo

Un embargo hace referencia a la acción de retención de bienes, los cuales pueden ser muebles o inmuebles; la cual procede sí no se han pasado entre tres o cuatro meses desde que no se realiza el pago de la cuota correspondiente.

Evidentemente, este no es una tipo de sanción que aplica para todos los tipos de deudas y mucho menos para las deudas consolidadas; pero para que estés del todo seguro de que este no es tu caso y que no corres ningún riesgo, lo mejor es informarse al respecto.

En resumen, las deudas que pueden generar un embargo por impago son las que incluyen grandes sumas de dinero; y que tienen algún bien asociado como garantía, tales como:

  1. Préstamos o créditos hipotecarios.
  2. Créditos vehiculares.
  3. Préstamos de libre disponibilidad que superen un monto de 30.000 soles.

Este último datos nos permite obtener una idea de a partir de qué monto podemos ser embargados; lo que es fundamental para prevenir cualquier situación de este tipo.

Es importante tener en cuenta que aunque el cliente no haya declarado un bien como garantía, la entidad financiera tiene la potestad de rastrear las propiedades para realizar el embargo si se ha incumplido con el pago de las cuotas.

¿CÓMO TENER PRÉSTAMOS PERSONALES A 10 AÑOS?

Cómo evitar un embargo

Por defecto, la forma más factible de evitar un embargo es asegurándose de pagar a tiempo; y no evadir de ninguna manera las cuotas que se deben cancelar en la fecha acordada.

Por lo general, las personas que se encuentran en este tipo de situaciones suelen ignorar las llamadas del banco o evitar ser localizadas; lo que puede resultar ser aún peor porque justifica que la entidad pueda tomar medidas legales.

Si te encuentras en una situación muy compleja a nivel económico y realmente no tienes como pagar, lo mejor es llegar a un acuerdo con la entidad crediticia, que puede ser un refinanciamiento de la deuda o una reestructuración o reprogramación de la misma.

Además, debes saber que antes de que el banco proceda con esta acción debe abrir un proceso judicial; al cual puedes apelar si consideras que las condiciones son injustas o no procedentes.

Otra opción, puede ser optar por los préstamos con garantía hipotecaria para consolidación de deudas y evitar el embargo; aunque esto implica que asumirás otra deuda que también debes cubrir a tiempo.

Si te interesa saber más sobre este tema o si necesitas más información, puedes ponerte en contacto con Rebaja Tus Cuentas.

Los comentarios están cerrados.