Testimonios Blog Soporte Testimonios Ingresar

¿Qué tipos de hipotecas existen?

por | 08 May 2019 | Aprende sobre Educación Financiera



Es necesario conocer que las hipotecas son contratos de financiación para comprar vivienda, cuya garantía de pago es el inmueble. El deudor que paga la deuda regularmente mediante las cuotas acordadas no presenta inconvenientes, pero cuando se demora hay problemas. Cuando se deja de pagar una hipoteca el acreedor puede hacerse con la vivienda e incluso, venderla o tomarla.

Tipos de hipotecas

Los tipos de hipotecas suelen darse por la clase de interés que se acuerde la cuota mensual que se fije. Del mismo modo, por el tipo de inmueble y por los clientes a las que se dirigen. Tomando en cuenta el tipo de interés de la hipoteca, estas pueden ser:

Hipotecas fijas

Las cuotas de estas hipotecas no varían durante el período acordado para cancelar la deuda. Pero, suelen tener un interés más alto y los plazos de amortización son más cortos, que otras con interés variable. Suelen ser más costosas incluyendo las comisiones por amortización parcial, por lo cancelarlas con anticipación no es buen negocio.

Hipotecas variables

Se caracterizan porque las cuotas varían de acuerdo a los cambios que se presentan en los intereses hipotecarios. Los deudores se ven beneficiados cuando el interés baja, permitiendo rebajar cuota hipotecaria. Las ventajas de las hipotecas variables son la amplitud de la amortización y las comisiones más bajas.

Hipotecas Mixtas

Se presentan cuando se fija un interés fijo para los primeros meses como un plazo de amortización. Además, incluyen un interés variable en gran parte de las cuotas, donde se fijan según el índice de referencia. Los deudores deben saber que estas pueden generar grandes diferencias en los distintos tipos de gastos en un crédito hipotecario.

Aspectos a tener en cuenta

El capital o cantidad de dinero que financia la hipoteca, que suele ser menor que el valor del inmueble. Es un aspecto clave a tener claro por parte del deudor. El interés, se trata del porcentaje a cancelar por el capital prestado por la entidad financiera. Este puede ser fijo o variable y su importancia radica en que cambian las condiciones de pago. Mientras, que el plazo es el tiempo para pagar la deuda.

Nueva llamada a la acción

Nueva llamada a la acción
¿Quieres mejorar tu educación financiera?

¿Quieres mejorar tu educación financiera?

Te has unido a nuestro boletín. ¡Te mantendremos informado!