Atención Lunes a Viernes 9:00 - 18:00
1-709-7730
Soporte
Ingresar
Tarjeta de crédito Testimonios Blog Soporte Testimonios Ingresar

Estás reportado en las centrales de riesgo, ¿aprobarán un traslado de tu crédito hipotecario?

por | 19 Apr 2018 | Compra de Deuda Hipotecaria



¿Quieres trasladar tu crédito hipotecario y estás reportado en las centrales de riesgo? Las entidades financieras revisarán tu situación crediticia cada vez que solicites un nuevo producto. ¿Tendrás éxito?

Lo primero que quiero preguntarte es, ¿por qué estás reportado? Hay casos de casos, como este que voy a contarte. Hace poco, un cliente, don Álvaro, tomó la decisión de trasladar su crédito hipotecario a otro banco. Le costó tomar la decisión, tenía gran afecto por su banco. Sin embargo, su esposa lo convenció. Se ahorrarían mucho dinero. Presentamos todos los documentos y un par de días después recibí la noticia: el banco rechazó la solicitud. ¿Por qué? No es usual que los bancos den razones, pero logré conocer la causal. Mi cliente estaba reportado ante las centrales de riesgo.

-¡Imposible!- me contestó muy indignado – ¡Soy sumamente cuidadoso con mis compromisos, los de palabra y los escritos!

Hicimos la consulta virtual y nos encontramos con una muy mala calificación. El banco consideraba que la deuda llevaba mucho tiempo sin pagarse. Seguimos indagando y encontramos esto: don Álvaro debía S/70. Sí, setenta soles. Todo parecía indicar que se trataba de un error. Fue al banco –ya no tenía sus cuentas allá- y en efecto, debía dinero. ¿El origen? Cuando solicitó la cancelación de la tarjeta de crédito, porque no la usaba, no pagó el último cobro por administración que se había generado. Los intereses fueron aumentando la deuda.

Por fortuna, esta historia tuvo un final feliz.

Pero me sirve para explicarte un par de cosas. La primera, ¿por qué un banco rechaza un buen negocio de crédito hipotecario por 70 soles?

¿Para qué es el reporte crediticio?

El espíritu de la ley que instituyó las centrales de riesgo es procurar la solidez del sistema financiero. Y la salud del sistema se mide por las deudas. Si son muy altas, si son muchas, si son de difícil recaudo, el sistema está en problemas.

Entonces, cuando apareces reportado, lo que se pretende es que no te sigas sobre-endeudando, no aumentes el problema que ya tienes y más bien, salgas de la mora.

Mensualmente, las entidades financieras deben reportar a la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP, SBS, el estado de todos los productos de sus clientes: cuentas corrientes, créditos directos e indirectos (avales), comerciales e hipotecarios y tarjetas de crédito. Con base en esta información, más el comportamiento histórico, el tipo de producto financiero, la solvencia, cada cliente, sea una persona o una empresa, es clasificado en alguna de estas categorías: normal, problema potencial, deficiente, dudosa o pérdida.

Las entidades financieras tienen como norma revisar la clasificación crediticia de todo aquel que solicite un nuevo producto. Y no solo la banca. Este reporte es analizado si vas a arrendar, a matricular a tus hijos en un colegio o pedir una visa.

En el Perú hay varias empresas, además de la SBS, autorizadas para recolectar la información: Equifax, Data Crédito, Xchange y Sentinel. ¿De dónde obtienen los datos? De la SBS, la Sunat, la Sunad, la Cámara de Comercio de Lima y de los convenios que realizan con otras entidades privadas de comercio y servicio, como por ejemplo, telecomunicaciones o grandes almacenes.

¿Muerte financiera?

Es ideal que mantengas una historia financiera sana. Los datos que se almacenen, no se borran. Es decir, si alguna vez incumpliste con un pago, aparecerá en el reporte. Claro está, irá perdiendo importancia en la medida en que no aparezcan más moras.

Ahora bien, retomando el caso de don Álvaro, ¿por qué fue rechazado?

Claramente, puede demostrar su solvencia. Setenta soles no es un gran problema al lado un crédito hipotecario de miles de soles. ¿Por qué un banco se arriesga a negar esta solicitud?

Es simple. Si la entidad financiera toma la decisión de prestarle dinero, tendrá que provisionar el valor total del crédito. Contablemente, jurídicamente, administrativamente, es una situación incómoda para el banco. Tan incómoda que prefiere perder a un buen cliente.

Don Álvaro pagó la deuda y escribió una carta al banco manifestando su molestia. El banco lo evaluó, trasladó su crédito hipotecario y su esposa abrió una cuenta para consignar cada mes el valor de lo que ahorrarán con el nuevo crédito. 

 

¿Quieres mejorar tu educación financiera?

¿Quieres mejorar tu educación financiera?

Te has unido a nuestro boletín. ¡Te mantendremos informado!