Aprende sobre Nuevos Créditos Hipotecarios

¿Cómo calcular mi capacidad de pago para pedir un préstamo?

Conocer la capacidad de pago es esencial porque obtener un préstamo no es cualquiera cosa. Se trata de un compromiso a largo plazo, por lo que es necesario establecer ciertos puntos antes de hacer una solicitud. De esa manera, puedes evitar afectar tu estado económico con un trámite apresurado.

¿Por qué es necesario conocer esta información?

Cuando se hace cualquier tipo de trámite bancario ambas partes se deben transmitir confianza. Por eso, para demostrar que eres responsable y tienes una buena actitud a nivel económico, la capacidad de pago es importante.

Es justo el sustento que necesita la entidad bancaria para conocer que podrás adquirir un compromiso de este tipo y pagarlo en su totalidad.

Préstamos con garantía hipotecaria para lo que necesites

Pero hacer este cálculo no solo beneficia al banco, pues como usuario será de utilidad para reconocer tu propia situación económica. Ya que, ayudará a definir si están las condiciones dadas o no para efectuar la solicitud sin afectar tu estabilidad en dicha área.

Lo que te permitirá incluso ahorrar tiempo y el típico estrés que generan los trámites bancarios al saber que no es conveniente para ti en la actualidad. Pero, si mediante el cálculo obtienes un resultado positivo debes saber que hay otros aspectos a considerar por la institución financiera.

Por ejemplo, para solicitar un crédito el banco verifica tu historial crediticio para constatar tu verdadera situación económica. Lo que también, ayudará a tener una mejor idea sobre cuanto puedes disponer para pagar las cuotas entre otros detalles como el plazo y tasa de interés.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: MEJORES PROPUESTAS DE TRASLADO DE HIPOTECA PARA 2022

La forma correcta de hacer el cálculo de capacidad de pago

Para calcularlo se debe tener elementos tales como el ingreso mensual total, por supuesto, incluyendo todo aquel que obtenga como el sueldo y pensiones. También, los egresos fijos que se generan cada mes como el transporte y el alquiler. Así como gastos no previstos que pueden aparecer eventualmente  como una emergencia.

Es así como al número obtenido en el ingreso y el resultado de todos los egresos, deben restarse. La cantidad obtenida será el saldo disponible para encargarte de un préstamo. Es decir: ingresos totales – egresos totales =  capacidad de pago.

Para tener una idea de cuáles pueden ser los montos recomendables, se puede tener en cuenta estos datos:

  • Los egresos fijos mensuales no deben ser mayor al 30% del ingreso total del mes.
  • El préstamo debe representar un aproximado del 25% del ingreso mensual total.

Dos alternativas para calcular

Este cálculo puede ser de gran utilidad para conocer si es adecuado o no solicitar un préstamo. No obstante, hay dos alternativas a utilizar para efectuar el mismo:

Liquidez de libre uso con garantia hipotecaria

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *