Atención Lunes a Viernes 9:00 - 18:00
1-709-7730
Soporte
Ingresar
Testimonios Blog Soporte Testimonios Ingresar

Cómo mejorar el historial crediticio

por | 07 Jan 2019 | Préstamos Personales



Hay formas de mejorar tu historial crediticio. Así, cuando hagas la próxima solicitud de un producto financiero, un contrato de arriendo o un crédito para educación, tendrás una excelente calificación.

Hace poco conocí a una persona con una actitud financiera muy peculiar. Se estaba preparando para pedir un crédito hipotecario.

En serio, se estaba preparando.

¿Por qué? Quería recibir la mejor calificación posible para que, de esta manera, el banco considerará la mejor tasa de interés posible. Es decir, quería demostrar que él tenía un buen manejo financiero y por lo tanto no implicaba un gran riesgo para el banco.

Él sabía que, a menor riesgo, mejor tasa.

Y es cierto. Las personas que demuestran bajo riesgo, hacen mejores negocios: la entidad financiera asumirá la calificación de riesgo, entre otros factores, para calcular la tasa. Si, por ejemplo, obtienes una calificación “normal” implicará una mejor tasa, probablemente, a la de una persona que tenga calificación “deficiente” o “dudosa”. ¿La consecuencia? Pagarás menos dinero en intereses.

Pensar en eso vale la pena.

Pero, además, tener una buena calificación en las centrales de riesgo te hace la vida más fácil. Accedes -sin darse cuenta- a un plan de celular, al programa de créditos en la universidad, a un contrato de arriendo de un depa e, incluso, a una nueva tarjeta de crédito.

Sí, la comodidad, la agilidad y el buen nombre a la hora de hacer negocios hoy en día es vital. Pero hay otro punto sobre el que quiero llamar tu atención: ¿para qué pagar más si se puedes pagar menos?

Esa es la actitud financiera que se necesita.

Qué hacer para mejorar el historial crediticio

Medida #1:

Por su puesto, la primera medida es cumplir con todos los compromisos adquiridos, en las fechas indicadas:

  • Facturas
  • Tarjetas de crédito
  • Créditos personales, de libre destinación.
  • Créditos hipotecarios
  • Servicios públicos
  • Celular
  • Impuestos
  • Cheques
  • Letras
  • Pensión alimentaria

Muchas personas han encontrado en el “débito automático” una buena ayuda. Funciona perfecto siempre y cuando tengas saldo en la cuenta. (¡Un banco jamás pagará una factura automáticamente sino encuentra el dinero!)

La idea es evitar a toda costa ser reportado al buró crediticio. Ya sabes, la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP, tiene la obligación de registrar toda la información de las entidades que vigila (bancos, cooperativas, financieras, cajas, edpymes). Y ellos tienen la obligación de reportar cuando sus clientes dejan de pagar créditos, tarjetas, o mantienen las cuentas en sobregiro.

La Cámara de Comercio cada vez que gestiona un conflicto por incumplimiento de pago, envía reporte a la SBS. Las empresas comerciales, entidades educativas, también reportan. Lo hacen a las centrales de riesgos privadas.

Las centrales de riesgo recopilan toda la información para sus clientes, es decir, todo aquel que quiera consultar.

Cada vez que consulten tu identificación, es una oportunidad de un buen negocio.

Medida #2:

Controlar el gasto para que al final del mes tengas saldo en la cuenta corriente o en la cuenta de ahorros. Luego, puedes pasarlo a la cuenta de fiducia o al ahorro voluntario de la AFP. Los bancos hacen “promedios” y si observan un buen manejo, puntos a favor.

Medida #3:

Como ya tienes tus niveles de gastos controlados y vas cumpliendo tu presupuesto, es hora de hacer una jugada financiera: si todavía no la tienes, abrir una cuenta corriente. Este tipo de cuenta tiene un par de servicios adicionales: puedes hacer uso de los canales virtuales y tendrás un cupo de sobregiro.

Tal vez, no quieras utilizarlo en este momento, pero funciona así: el cupo es una especie de crédito. Si no dispones de efectivo y debes hacer un pago, podrás sacar dinero de tu cuenta, aunque no lo tengas. Ese dinero genera intereses (costosos) y tendrás hasta 30 días para pagarlo.

Qué es lo interesante:

Parte de la evaluación que hacen las entidades es la relación que hay entre los cupos de crédito disponibles y el uso que les das. Bajo uso del sobregiro se traduce en “buen manejo” y por lo tanto la calificación será buena.

Medida #4:

En ese mismo orden, aumentar el cupo de tu tarjeta o pedir una nueva, incidirá en la relación cupo crédito/uso del crédito. Es enviar un mensaje al banco: no necesito ese dinero, estoy bien.

La idea no es usar el 100% de tu cupo de crédito ni tampoco el 0%. La idea es demostrar que eres un buen pagador, un buen cliente. Por lo tanto, usa tus tarjetas sabiamente.

Si, por cualquier motivo estás reportado, ten un poco de más calma. El historial se borra a los cinco años. Mientras tanto, demuestra disciplina en el manejo del dinero.

Crédito Hipotecario

Nueva llamada a la acción

¿Quieres mejorar tu educación financiera?

¿Quieres mejorar tu educación financiera?

Te has unido a nuestro boletín. ¡Te mantendremos informado!