Aprende sobre Educación Financiera

¿Cómo utilizar bien una tarjeta de crédito?

Tu tarjeta de crédito puede convertirse en un buen negocio o en un pésimo negocio.  Es cuestión del manejo que le das. ¿Estás seguro de hacerlo bien? ¿Cómo utilizar bien una tarjeta de crédito?

Todavía recuerdo el día que me entregaron mi primera tarjeta de crédito. Me sentí adulto y millonaria. Compré ropa, joyas y bolsos, invité a amigos a cenar, llené el tanque con gasolina, di regalos. Cuando abría la billetera, la tarjeta era lo primero que se veía. Era genial. Era como si mi dinero nunca se fuera a acabar. Unas veces, indicaba que el plazo fuera a seis meses, otras a tres, otras a 12, otras a 48, otras a uno. Lo decía sin pensar, solo por el gusto de dar la orden. La sensación me duró varios días. De hecho, hasta que llegó la primera cuenta. Ese día odié la tarjeta.

Después todo quedo claro, el problema lo había creado yo. Yo había aceptado las condiciones. Yo había gastado en exceso. Yo no había entendido cómo utilizar bien una tarjeta de crédito. Era tiempo de asumir las consecuencias y pagar el dinero. Error de cálculo básico.

Consolida tus deudas con garantía hipotecaria en 4 pasos

Beneficios de una tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito son uno de los productos más interesantes de las entidades financieras en el mundo. Las tarjetas mueven millones de millones. Las de las tiendas por departamentos mueven las ventas y son muy rentables.

Claro, las tarjetas tienen beneficios muy atractivos: puntos para redimir en compras, millas para viajar, descuentos especiales o devoluciones. Permiten comprar a plazos mercancías de alto valor, darse gustos cuando no tienes efectivo y aprovechar ofertas especiales. ¿Quién no quiere eso?

Además, las tarjetas son muy útiles, especialmente para momentos imprevistos. Gastos médicos, reparaciones y hasta regalos que no habíamos tenido en cuenta. También, son seguras, más bien, relativamente seguras. En un viaje, por ejemplo, es más cómodo tener un plástico delgado que muchos billetes. Además, las tarjetas de crédito incluyen algunos seguros que pueden ser útiles en casos de emergencia.

Y son geniales para hacer compras por internet.

Sí, las tarjetas de crédito brindan muy buenas experiencias. ¿Cómo puede ser, entonces, que las convirtamos en pesadillas?

El tema realmente me interesó. Observé, pregunté y aprendí. Ahora, aplico estas tres reglas para utilizar bien una tarjeta de crédito.

¿Cómo utilizar bien una tarjeta de crédito?

Regla #1: El plazo

La tarjeta de crédito, préstamo, con plazo de hasta 48 meses para pagar lo que compres. Y como en todo préstamo, hay intereses. La tarjeta paga por ti, en ese  momento tu aceptas la deuda y los intereses y a cambio te aplica la fórmula financiera en la que tienen en cuenta el valor del capital, la tasa de interés y el plazo.

Es decir, a mayor plazo, pagas más y más y más intereses. Lo verás en cada cuota.

En cambio, si aplicas esta norma, verás una gran diferencia: al momento de pagar, el cajero te pregunta “a cuántas cuotas” y tú contestarás “a una, por favor”. Porque diferir el valor de las compras a un mes (algunas tarjetas dan dos meses de gracia) equivale a:

  • Obtener el beneficio de los puntos, millas o devoluciones;
  • No pagar intereses en tus compras; y
  • Disponer de un medio de pago seguro.

La mejor regla: escoge pagar al menor plazo posible, para pagar cero intereses, un plazo amplio implica mayores intereses.

Si quieres cambiar tu hábito de pagar a 12, 18 cuotas por pagar a una cuota (y debes mucho en la tarjeta), hazlo por etapas. Así, la deuda no te atormentará.

Regla #2: Las tasas de interés

Las altas tasas de interés de las tarjetas de crédito en El Perú tienen fama mundial. Sí, son tasas altas. De acuerdo con lo que compres (por ejemplo, un colchón), te pueden aplicar una tasa de hasta el 8% efectivo mensual. Si tu tarjeta es de una tienda por departamentos y la utilizas en otros establecimientos, el interés aplicado puede ser el más alto. Si utilizas la tarjeta de crédito para retirar efectivo, estás comprando dinero a precios muy altos.

La regla es: usar las tarjetas solo para comprar productos o servicios y elige a plazo corto, muy corto o a meses sin Interés.

Verifica las tasas que aplica tu tarjeta de crédito y evita los rubros más altos. Y, por favor, paga siempre a tiempo. Las tasas por mora son todavía más onerosas.

Regla #3: El cupo y consumo

Cuando te aprueban una tarjeta de crédito, te aprueban un cupo de endeudamiento. La idea, claro, es que lo utilices. Pero con sabiduría financiera.

Planea tus compras. Las tarjetas son geniales para comprar electrodomésticos, muebles, viajes, matrículas para estudiar. Utiliza el cupo y libéralo cuanto antes (de nuevo, regla #1 y #2). Así, ganarás muchos puntos o millas y pagarás pocos intereses.

Regla #4: La fecha de compra

Las tarjetas cuentan con fecha de corte. Ese es el día en que verifican qué has comprado durante el período y proceden a facturar. Tip: Si haces compras el día siguiente del corte, habrás ganado unos días de más para pagar.

Un ejemplo, fecha de corte es el 16 de cada mes, tu cuenta llega los primeros días, debes pagar el 15. En cambio las compras de los días 24 se facturarán hasta al mes siguiente. Es como si pagaras a 45 días.

Regla #5: La seguridad

Los fraudes abundan. Ya sabes que hay muchos sitios en internet que no son seguros y debes aprender a reconocerlos. Si haces compras en esos sitios, puedes tener problemas después. Alguien puede copiar tu tarjeta y continuar haciendo compras en el resto del mundo.

Tampoco pierdas de vista de tu tarjeta. Hacer una transacción toma segundos. Sigue las recomendaciones que hacen los bancos al respecto.

En el caso de detectar algo sospechoso, reporta inmediatamente y suspende la tarjeta.

El manejo de tu tarjeta es indispensable para tu bienestar financiero. Se calcula que, en deudas, incluida la deuda hipotecaria, no deberías gastar más del 40% de tus ingresos. Hacer un presupuesto, ayuda a tener control.

Préstamos con garantía hipotecaria para lo que necesites

Los comentarios están cerrados.