Testimonios Blog Soporte Testimonios Ingresar

Préstamos personales para pagar deudas. ¿Qué hacer y qué no hacer?

por | 29 Dec 2018 | Aprende sobre Educación Financiera



Muchas veces pensamos que la mejor salida para pagar deudas es pedir un préstamo. Y, sí, en muchas ocasiones es el mejor camino. Pero, como en todo, hay que tener un par de precauciones. Te decimos cuáles.

Supongamos que estás muy endeudado. Difícilmente, puedes pagar todo lo que debes. Además, es muy aburrido estar pendiente de la fecha de pago, no contestar el teléfono para no angustiarse más y no tener dinero para salir los viernes en la noche.

Un nuevo préstamo podría ayudarte.

Sería genial rebajar las cuotas mensuales, tener solo una deuda y no muchas, y volver a tener dinero para vivir. Bien, es hora de tomar decisiones.


¿Qué no hacer?

  1. En principio, no desesperarte y cometer errores como utilizar la tarjeta de crédito para sacar efectivo. Una deuda costosa como esta aumenta el problema. Lo triplica. Este recurso debería ser el último. Asumirías intereses desde el instante en que el cajero te entrega el dinero a tasas muy altas. Puede parecer una salida fácil, pero en un par de meses, te darás cuenta de que no te quedará fácil pagar esa nueva deuda.
  2. Utilizar préstamos extrabancarios: no son seguros y sí muy costosos.
  3. Tomar la primera oferta que te hacen de un crédito sin verificar el costo, la tasa, sin comparar con otros bancos.
  4. Pedir un préstamo sin saber cuánto necesitas: pagarás intereses por dinero que no necesitabas.
  5. No tener clara la capacidad de pago: pretender pagar el crédito en poco tiempo para no pagar intereses es buena idea. Pero, claro, hay que tener con qué pagar. De lo contrario, incurrirás en mora, lo cual es costosísimo.
  6. Cavar un hoyo para tapar otro. Los expertos dicen que esta es la real causa del problema. Prestar para pagar y volver a prestar es muy peligroso. Hay que cortar por lo sano.
  7. No tomarse en serio el momento y no aprender un poco de finanzas personales.

¿Qué hacer?

  1. Lo primero es diseñar un plan. No se trata solo de pagar unas deudas. Tampoco de pedir un préstamo. Se trata de tu salud financiera. Seguramente, al poner en orden las cifras, pondrás orden en las ideas.
  2. Estar al día con tus compromisos: suena odioso, pero es necesario. No dejes de pagar tus cuentas de servicios, celular, créditos. Estar en mora con tu banco o reportado a la central de riesgos dificulta la salida.
  3. Solicitar un crédito con garantía hipotecaria: ¿tienes una propiedad libre de cargas? Es hora de que trabaje por ti. Este tipo de crédito es muy conveniente por las bajas tasas. Los gastos del crédito quedarán compensados con la tasa.
  4. Refinanciar tu deuda con el banco: es probable que no necesites un nuevo préstamo; tu banco podría refinanciar los créditos que tienes con él.
  5. Aprender de finanzas personales muchas veces, caemos en el remolino de los créditos por desconocer temas claves como interés compuesto o riesgo. Un buen asesor te irá enseñando.
  6. Asesor: sí, sugiero que un asesor te acompañe en el proceso. Salir de deudas requiere planeación y conocer el mercado. Esa es la oportunidad para hacer el mejor negocio, en RebajaTusCuentas.com puedes conseguir esa asesoría de manera gratuita.
  7. Cuando tengas los recursos, abona al capital de tus deudas. Los intereses de los créditos son más altos que los rendimientos en depósitos o en cuentas de ahorro. Harás un mejor negocio disminuyendo la deuda (nunca adelantes cuotas, abona a capital).

Nueva llamada a la acción

 

Nueva llamada a la acción

¿Quieres mejorar tu educación financiera?

¿Quieres mejorar tu educación financiera?

Te has unido a nuestro boletín. ¡Te mantendremos informado!