Antes de pedir un préstamo en efectivo

por | 09 May 2019 | Aprende sobre Educación Financiera



Conviene plantearse algunas consideraciones antes de pedir un préstamo en efectivo. No es suficiente llenar una solicitud y esperar que todo salga bien.

Implicaciones de pedir un préstamo en efectivo

Si se pide un préstamo que no se recibirá, sólo se consigue empañar el historial crediticio, al igual que sucede si rechazan la tarjeta de crédito. 
Si hay rechazo, el siguiente banco lo considerará un riesgo.
Se deben considerar los puntos mínimos de crédito que se requieren, el flujo de efectivo que se necesita demostrar y otros factores.

Antes de acercarse al banco, es recomendable tener una buena idea del efectivo que en realidad se necesita. La mejor manera para determinar esto es crear una proyección mensual de flujo de caja.

Muchas personas a menudo piensan que si comprar algo cuesta $ 100,000 pesos deben pedir prestado $ 100,000 pesos. Los bancos no piensan así. Los bancos siempre tasan las cosas por debajo de su valor real. Por lo general un 25 o 30% menos.

El banco pedirá probablemente que para préstamo que se tiene en mente se proporciones proyecciones financieras.

Para causar una buena impresión, se puede intentar bajar el puntaje en el Buró de Crédito al reducir el saldo de las tarjetas de crédito.

Los banqueros van a querer ver un estado financiero global incluyendo información personal como préstamos estudiantiles pendientes (si lo hay), deudas de tarjetas de crédito y pagos de hipoteca. 

Algunos estudios han demostrado que hasta cuatro de cada cinco préstamos nunca se cierran no porque el negocio no califique, sino debido a la falta de documentos. Al solicitar un préstamo de negocios, por lo regular se requiere una gran cantidad de documentación. 

Hay que averiguar cuál es la política del banco en caso de muerte del acreditado. Es algo que la mayoría no toma en consideración y rara vez se piensa en ello porque es un tema que se prefiere pasar por alto.

¿Quieres mejorar tu educación financiera?

¿Quieres mejorar tu educación financiera?

Te has unido a nuestro boletín. ¡Te mantendremos informado!