Testimonios Blog Soporte Testimonios Ingresar

Breve explicación del CAT

por | 04 Mar 2018 | Aprende sobre Compra de Deuda Hipotecaria, Aprende sobre Educación Financiera, Aprende sobre Nuevos Créditos Hipotecarios



¿Qué es el CAT y para qué sirve?

En su definición más básica, el CAT (Costo Anual Total) es un indicador que presenta en términos porcentuales el costo anual real de nuestro crédito hipotecario.

Propuesto por el Banco de México, el CAT fue creado con fines de transparencia para que el interesado pueda comparar los créditos hipotecarios que ofrecen las diversas instituciones financieras y finalmente puedan elegir el que mejor se adapte a sus necesidades.

Aunque este indicador también aplica a créditos automotrices, tarjetas de crédito, de nómina, empeño y a pagos fijos; el CAT de un crédito hipotecario engloba los costos de tasa de interés, comisiones, seguros y otros gastos por servicios financieros.

De esta forma, el CAT resulta ser una herramienta muy útil que resume los costos principales que implica tener un crédito en específico.

Para que este indicador sea eficiente, debe comparar dos o más créditos hipotecarios que estén basados tanto en el mismo plazo como en el monto del crédito, de lo contrario, los resultados no servirán de mucho a la hora de tomar la decisión.

Finalmente es importante señalar que los impuestos relativos a la adquisición del inmueble o los gastos notariales no se incluyen en el CAT debido a que son conceptos externos al otorgamiento de un crédito.

 

¿Cómo usar el CAT para seleccionar el Crédito?

El CAT (Costo Anual Total de financiamiento de un crédito), tiene como propósito poder comparar el costo de los créditos bajo condiciones similares. Ello se debe a que el costo integral de un crédito no sólo considera la carga financiera de la tasa de interés, sino también el pago de comisiones, estudios socioeconómicos, avalúos, pagos de seguros, costos de administración, así como la periodicidad de los pagos en el año.

Cuando se incorporan los costos señalados, ello equivale a que el acreditado reciba un monto de crédito menor y que sus pagos sean mayores a los que corresponden únicamente al del crédito. Por ejemplo, a un crédito inicial de $102,000 a un plazo de 15 años a una tasa de interés del 11%, con pagos anuales le corresponderá un pago de intereses durante el primer año de $11,220.

Sin embargo, deberá descontarse un pago de gastos y comisiones al momento de otorgamiento del crédito por $2,000, lo que dará como resultado un crédito neto por $100,000. Asimismo, al pago de intereses, se le agregará el pago de seguros y gastos de administración por $780, lo que incrementará el pago anual a $12,000. De esta manera, si se consideran los intereses y gastos anuales ($12,000) respecto del crédito neto ($100,000), se obtendrá una tasa de interés real anual del 12%.

El usuario podrá utilizar el CAT para comparar el costo integral de los créditos hipotecarios, pero deberá considerar que existen otros elementos para seleccionar el mejor producto financiero, tales como:

• El servicio de la institución financiera
• El aforo y la relación pago/ingreso
• Los beneficios del crédito para el cliente puntual
• Los planes de seguro: vida daños, desempleo, etc.
• Revisar que los créditos que se comparen: estén denominados en la misma moneda (pesos, UDIS, o salarios mínimos), que sean al mismo plazo años (10, 15, 20, etc.), que tengan la misma periodicidad de pago (mensual, semanal, etc.) que sean al mismo tipo de tasa (fija o variable) y al mismo tipo de pagos (fijos o variables). Es determinante también que tengan o no apoyo o cofinanciamiento con Infonavit u otro organismo.

 



Nueva llamada a la acción
¿Quieres mejorar tu educación financiera?

¿Quieres mejorar tu educación financiera?

Te has unido a nuestro boletín. ¡Te mantendremos informado!