Testimonios Blog Soporte Testimonios Ingresar

¿Cómo consolidar las deudas de tus tarjetas de crédito?

por | 24 Dec 2018 | Aprende sobre Educación Financiera



Consolidar las deudas de tus tarjetas de crédito es posible con un crédito paralelo. Podrás ahorrar dinero. ¿Quieres saber cómo?

Usar las tarjetas de crédito es una gran experiencia, salvo cuando, te excedes en compras y te das cuenta que no es fácil pagarlas.

Normalmente esto ocurre cuando:

    • Asumes que la tarjeta es una especie de ingreso adicional a tu salario y gastas más de lo que ganas.
    • Utilizas la tarjeta para retirar efectivo.
    • Difieres las compras a muchos meses (hasta 48).
    • Prefieres indicar que el pago será “normal”; es decir, das la instrucción de diferir la compra a 36 meses.
    • Te olvidas que puedes dar la orden al momento de pagar para que dividan el valor en una, dos o tres cuotas.
    • Acostumbras a pagar solo la mensualidad mínima y no a pagar todo lo que debes.
    • Compras mucho, pensando que eres capaz de pagar en pequeñas mensualidades.

Es en estos casos en los que el impacto de las altas tasas de interés de las tarjetas de crédito suele afectar tu flujo de caja, tu capacidad de pago, tus ahorros y tu presupuesto.

¿Puedes hacer algo al respecto?

Sí, puedes consolidar las deudas en una sola, buscando mejorar la tasa.

En el mercado financiero hay varios jugadores. Unos cobran más que otros por sus servicios. Es probable que tu tarjeta liquide a altas tasas de interés (hemos visto tasas de hasta el 22-25% mensual). Cambiar de banco será una buena forma de ahorrar.

Esta decisión debe ser tomada antes de incurrir en mora. Presentar solicitudes de créditos cuando estás reportado es un mal precedente.

Crédito paralelo

Los bancos tienen un producto llamado línea de crédito paralela. Se trata de crédito equivalente al límite que te aprobaron en tarjetas de crédito y varía de un banco a otro. Y tendrás entre uno a dos años para pagar la totalidad.

¿Cuál es el beneficio? ¡La tasa! Este crédito será más económico que las deudas que ya tienes. Será más fácil de pagar y te ahorrarás un montón de dinero. Si tienes tasas promedio en tus tarjetas del 25%, encontrarás quién te preste al 20% efectivo anual.

El banco se encargará de pagar tus deudas y, además, te dará una nueva tarjeta con tasa preferente.

Sin duda, es un buen negocio. Y, sobre todo, una mayor tranquilidad. Sólo tendrás que estar pendiente de una fecha, en lugar de varias, para cumplir compromisos de pago; y verás cómo mejora tu flujo de caja, permitiéndote de nuevo vivir.

Préstamo con garantía hipotecaria

La segunda opción es un crédito con garantía hipotecaria. Si tienes una propiedad a tu nombre y puedes ofrecerla en garantía, es una excelente oportunidad de disminuir el valor de los intereses de tus deudas.

Los créditos con hipoteca suelen ser baratos debido a la prenda (o garantía prendaria) que se deja como garantía. Cambiarás un alto costo del dinero por el más bajo; cambiarás una deuda a corto plazo, por una a mediano o largo plazo; cambiarás el valor de tus mensualidades por unas más cómodas.

Obviamente, el préstamo con garantía hipotecaria tiene costos. El banco hará un estudio jurídico de la propiedad, un avalúo y, de aprobarse el crédito, la garantía hipotecaria deberá registrarse. En muchas ocasiones estos gastos no son representativos al lado del ahorro que se logra con la consolidación de las deudas.

En todo caso, una buena asesoría es recomendable. No querrás hacer una compra de deuda de tarjetas de crédito para seguir pagando más.

 



asesoría para créditos hipotecarios
¿Quieres mejorar tu educación financiera?

¿Quieres mejorar tu educación financiera?

Te has unido a nuestro boletín. ¡Te mantendremos informado!