Aprende sobre Educación Financiera

¿Cómo consolidar mis deudas personales?

Consolidar todas tus deudas personales en una sola es posible. Y, lo más probable, es que este sea un mejor negocio para ti. Verifica si este es tu caso.

Parece que es normal. Cuando comenzamos a trabajar y a recibir dinero, también comenzamos a endeudarnos. ¿Cómo? Recibimos tarjetas de crédito y las usamos. Aceptamos un crédito amparado en las tarjetas. Pedimos otro para pagar el estudio o un carro. Y otro para hacer un viaje con los amigos. En menos de un año, estás hasta el cuello de deudas.

Debes salir cuanto antes de esa situación. No sólo por tu tranquilidad. ¡Por tu bolsillo!

Los créditos personales te permiten darte gusto, disfrutar la vida. Pero no son gratis. De hecho, son costosos. Te pongo dos ejemplos.

Mudar hipoteca (pagar menos hipoteca)
    • Cada vez que eliges financiar tus compras con tarjetas de crédito, haces este negocio: el banco entiende que quieres pagar la totalidad de la compra a plazos. Pues bien, pagas la primera cuota, con intereses, claro. Al mes siguiente, el banco liquida el saldo que queda, lo divide por el número de meses que elegiste y le aplica la tasa de interés. Al mes siguiente, hace lo mismo. ¿Te das cuenta? Pagas intereses sobre intereses.
    • Los créditos de libre disponibilidad o créditos de consumo son de fácil aprobación y rápida entrega. En horas podrás disponer del dinero en tu cuenta para lo que quieras. Como no tienes que informar al banco qué haces con tu dinero, ni lo respaldas con una propiedad y, es probable que tu historia financiera no sea muy extensa, el banco podrá calificarte como alto riesgo. Esto se traduce en alta tasa. Ya sabes, a mayor riesgo, más tasa, más costoso es tu préstamo.

Ahora, cuando pides un préstamo para pagar una cuota de otro préstamo estás entrando en el ciclo del terror: en lugar de acabar el problema, lo incrementas, al asumir otro gasto nuevo, el de más intereses.

Entonces, ¿cuál es la manera de salir de ese remolino?

Hay dos rutas para consolidar las deudas personales:

1. Un crédito con garantía hipotecaria: 

Esta opción es muy adecuada cuando el monto de las deudas es alto, estás al día en pago de compromisos y tienes una propiedad a tu nombre que puedes ofrecer como garantía.

¿Por qué es tan buena opción?

  1. La tasa de interés es baja. Los bancos configuran el costo de prestar dinero de acuerdo con el riesgo, entre otras variables. Ofrecer como garantía una propiedad es un negocio muy seguro para una entidad financiera. Si dejaras de pagar el crédito, venderían la propiedad para recuperar su dinero.
  2. Le darás a tu propiedad un nuevo uso, el de conseguir dinero. No se trata solo de habitarla, esperar una buena valorización. Ahora, podrás activarla para un nuevo negocio y seguir siendo el dueño.
  3. Mejorarás tu flujo de caja. La mensualidad será inferior a todos los pagos de deudas que realizas. Convertirás varios préstamos en uno solo a más largo plazo. Sentirás que de nuevo puedes vivir.


¿Qué debes hacer para optar por un
crédito con garantía hipotecaria?

Lo primero es estar al día en todos tus compromisos. Debes evitar ser reportado en el Buró de Crédito. Debes ser titular de la propiedad y la propiedad debe estar libre para recibir la hipoteca. El resto de los trámites serán los corrientes: firmar la solicitud, copia de la cédula, certificar los ingresos, etc.

2. Una línea de crédito paralela:

Este producto está en auge desde hace un par de años, cuando el Buró de Crédito y la banca alertaron sobre el uso que las personas estaban dando a las tarjetas de créditos: disponer de dinero en efectivo.

Lo que debería ser un servicio para una emergencia, se estaba volviendo rutina. Las personas iban a los cajeros y con su tarjeta de crédito solicitaban efectivo. Los intereses de ese préstamo son tan costosos  que pronto muchas personas dejaron de pagar, no podían hacerlo. Si la cascada de incumplimientos seguía, la economía, la banca, estaba en riesgo.

Por eso, surgió el interés por este crédito paralelo, para que los tarjetahabientes pudieran disponer de un préstamo rápido, más barato que las tarjetas y más seguro para la economía. En este caso, la entidad te da una línea paralela para que puedas disponer del préstamo a una tasa más baja que la de tu tarjeta de crédito. El banco que te de esta línea paralela, saldará la deuda que tienes con los otros bancos con ese préstamo que te ha concedido.

¿Cómo puedes unificar tus deudas personales?  

  1. Si vas a solicitar un crédito paralelo o un préstamo con garantía hipotecaria asegúrate de estar al día en tus pagos.
  2. Segundo, de tener tus cuentas claras, saber cuánto pagas en intereses en tus actuales deudas. ¡La idea es bajar el costo de tus deudas y no contratar un crédito más caro!
  3. Luego, diseña un plan. ¿Cuánto podrás pagar mensualmente? En ese momento estarás listo para solicitar un crédito paralelo. El monto será dependiendo de cada banco y de lo que necesites.

¿Cuál crédito te conviene más?

Habla con un asesor. Conoce tus opciones dando clic aquí. 

 



Crédito liquidez con garantía inmobiliaria
Financiamiento para casa MX