Aprende sobre Compra de Deuda Hipotecaria

¿Cómo funciona la portabilidad hipotecaria?

La portabilidad hipotecaria consiste en que un usuario que tiene un crédito hipotecario con cualquier institución, ya sea de gobierno o privada, pueda cambiarse a otra que le ofrezca mejores condiciones.

¿Conviene la portabilidad hipotecaria?

Este trámite puede llevarse a cabo de instituciones de gobierno a privadas. También existe sólo entre privados, pero para ello, quien goza de un crédito debe cumplir con ciertos requisitos- Debe revisar algunos gastos a pagar que puedan presentarse.
Antes de cambiar de institución, los usuarios deben revisar algunos cobros que se le puedan hacer como la comisión por apertura con el nuevo acreedor, en caso de que los haya; los gastos notariales y de escrituras, por ejemplo.

Este esquema apareció en el 2003, pero sólo a partir del 2014 se establecieron guías y reglas claras del juego. A partir de ese momento, los trámites de portabilidad hipotecaria han crecido más de 1,500%.

La mayor parte de estos traspasos se da a través a la figura de “subrogación del acreedor” . Este esquema consiste en la posibilidad de traspasar una deuda hipotecaria de un banco a otro gracias a acuerdos entre los bancos otorgantes de préstamos hipotecarios. En los hechos se trata de sustituir al acreedor en el contrato del crédito hipotecario original.  Es decir, otra persona adquiere los compromisos que tú tenías con una institución bancaria. Este cambio, desde luego, se refleja en el Registro Público de la Propiedad con la modificación del nombre del acreedor, el señalamiento del nuevo plazo para el pago restante del crédito y la nueva tasa de interés a la que se establece dicho pago

La portabilidad hipotecaria ayuda al cliente a reducir su pago mensual.
Mediante la portabilidad hipotecaria, las instituciones bancarias apoyan a las familias mexicanas a que reduzcan su pago mensual. Así tienen más recursos disponibles para cumplir otros sueños e incrementar su patrimonio, de forma sencilla y ágil.



Trasladar hipoteca