Aprende sobre Nuevos Créditos Hipotecarios Aprende sobre Préstamos con Garantía Hipotecaria

¿Cuál es la diferencia entre reducción de cuota y de plazo?

Tener claro cual es la diferencia entre una reducción de cuota y de plazo son importantes. Solo se debe tomar la decisión en el momento oportuno para abonar o cancelar el crédito hipotecario. Todo depende de los recursos que se tengan y la voluntad de realizar los pagos.

¿Quién, si tuviera la posibilidad de pagar su crédito hipotecario, no lo haría?, por ser una obligación por pagar mes a mes y durante largo tiempo. ¿Cuál es la diferencia entre reducción de cuota y de plazo? Aunque si se analiza cualquiera de las dos trae ganancia, pues se ahorra una cantidad considerable de intereses. Ahora bien, se podría mencionar cada tema por separado para una mejor comprensión.

Diferencia para una reducción de cuota

Se empieza por decir que una cuota se descompone en varios conceptos diferentes, pero que al reunirlos forman la cuota mensual. Sus componentes normales son: Capital, intereses, y seguro para crédito hipotecario. Pueden existir otros componentes, pero estos son adicionales de acuerdo con la solicitud del cliente.

Un ejemplo de reducción de cuota es muy práctico en la siguiente medida: Se está pagando un valor de $100 al realizar un pago representable se quiere que la cuota disminuya a $70. Pues este beneficia al cliente en el monto, pues está actualmente en aprietos económicos.

Esto significa que el monto de los intereses se estaría reduciendo en un porcentaje notorio pero el plazo del crédito hipotecario seguiría siendo el mismo.

Diferencia para una reducción de plazo

Por lo general un crédito hipotecario aprobado por una entidad financiera se obtiene a un plazo entre 10 a 15 años. Con cuotas constantes que mes a mes se van cancelando hasta reducir el monto del crédito durante el tiempo pactado.

Un ejemplo que se muestra para un mejor entendimiento es cuando se realiza un abono representativo con reducción del plazo. Esto quiere decir que, si se tiene un crédito hipotecario a un plazo de 10 años. Se efectúa un abono y se reduce el plazo que se tenía, por ejemplo, a 6 años. Lo anterior teniendo en cuenta que hay un ahorro en intereses por el tiempo reducido y claro está que sigue la misma cuota que antes se pagaba. Pero en este caso se puede liberar el inmueble del gravamen, lo antes posible.

De lo anterior se podría decir que la reducción de plazo es el mas beneficioso. Pues el tiempo en que se deja de pagar la obligación es más corto y al ser analizado a fondo se ahorra más intereses. Pero todo esto, se deja en manos del cliente, ya que, es al final el que propone sus condiciones de acuerdo con los recursos que pueda cancelar en el momento.  





Crédito Hipotecario para vivienda
préstamo con garantía hipotecaria