Aprende sobre Educación Financiera

Cuándo retirar efectivo con la tarjeta de crédito

Con la tarjeta de crédito puedes pagar productos y servicios y realizar avances de efectivo. Cuándo retirar efectivo con la tarjeta de crédito. Para los expertos en finanzas y riqueza, solo deberías retirar efectivo con la tarjeta de crédito en casos de emergencia. ¿Por qué?

Los avances en efectivo con la tarjeta de crédito son una gran tentación. Puedes hacerlos en los cajeros automáticos y en segundos disponer de dinero para pagar el arriendo, el colegio de los hijos o los gastos de mantenimiento. Fácil. Rápido. A cualquier hora del día o de la noche.

Es un servicio fantástico. Un préstamo muy ágil.

Y, sin embargo, si recibieras la asesoría de algún experto en finanzas, porque tienes interés en el tema de la riqueza o en un manejo financiero más eficiente, insistirán en que no utilices los avances en efectivo.

Mudar hipoteca (pagar menos hipoteca)

¿Por qué?

Las tasas de las tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito manejan rangos para las tasas de interés.

No siempre son las mismas.

    • Depende del banco o empresa bancaria, comercio o caja que la emita, de la rentabilidad que espera del producto.
    • Depende de la categoría de la tarjeta, por ejemplo, Clásica, Oro, Platinum, etc., que son otorgadas de acuerdo con la capacidad de pago del solicitante.
    • Depende de la franquicia. No es lo mismo Visa que MasterCard o que Amex. Los negocios de estas franquicias con las entidades financieras son diferentes en cada caso y esa negociación se transfiere a los usuarios de las tarjetas en las tasas de interés.

Si ya tienes una tarjeta, podrás verificar la tasa de interés ordinaria pactada  en el estado de cuenta. Aparecen dos posibilidades:

    • La tasa de interés efectiva anual ordinaria para compras o consumos; y
    • La tasa de interés efectiva anual ordinaria para disponibilidad de dinero.

Notarás la diferencia entre las dos.

La tasa de interés para los avances en efectivo es más alta. De hecho, se considera la tasa de interés más alta que te ofrece el mercado financiero formal.

Cuando retiras dinero de un cajero con tu tarjeta de crédito, estás aceptando un negocio que te saldrá caro. Así de simple.

Se dice que la disposición de efectivo de las tarjetas de crédito es el dinero más caro que existe.

Retirar cierto porcentaje de dinero de la línea de tu crédito, no es otra cosa más que pedirle un préstamo al banco, al igual que el plástico, no es una extensión de tu sueldo.

La gran diferencia entre pagar con la tarjeta y retirar efectivo de ella, es que esta última opción en automático tiene una comisión, mientras que al liquidar puedes financiarte hasta por 50 días sin necesariamente pagar intereses.

Las entidades vigiladas por BANXICO entregan periódicamente los datos de las tasas de los productos financieros que manejan. Los datos son promedio. Por ejemplo, si el banco ofrece cinco tarjetas de crédito, informará la tasa promedio de las cinco tarjetas.

Un ejemplo, en el cual en promedio te cobrarán 5% de lo que retiraste en efectivo ¿eso cuánto es? Si dispones de mil pesos el banco te cobrará $50 pesos MX.

Pero ahí no acaba la cosa, al disponer de efectivo te cobran intereses diarios por el uso del mismo, si las tasas de interés en promedio están en 50%, implica que la tasa diaria aplicable sería de 0.14 por ciento.

Lo anterior significa que además pagarás $1.37 pesos por concepto de intereses hasta que liquides los mil pesos.

Retirar o no retirar efectivo con la tarjeta de crédito

Así, que la próxima vez que tengas la tentación de usar tu tarjeta para retirar efectivo, tienes que tomar una decisión:

    • Si puedes pagar todo el préstamo en la próxima fecha de pago de la tarjeta de crédito, se justifica. No pagarás intereses.
    • Si necesitas más tiempo, piénsalo dos veces. Los intereses que vas a pagar son altos.

Si necesitas mucho más tiempo, piensa en otras alternativas: un crédito personal o un crédito con garantía hipotecaria suelen ser mejores negocios.

 



Financiamiento para casa MX
Crédito liquidez con garantía inmobiliaria