Testimonios Blog Soporte Testimonios Ingresar

¿Cuándo usar un préstamo en efectivo?

por | 28 Dec 2018 | Aprende sobre Educación Financiera



Poder disponer de un préstamo en efectivo para cubrir una necesidad es una gran noticia. Aunque es mejor tener criterios claros para solicitarlo. ¿Cuándo usar un préstamo en efectivo?

La semana pasada recibí una llamada de una entidad financiera ofreciéndome un crédito en efectivo con disponibilidad inmediata. Qué casualidad, pensé. Justo en ese momento, estaba revisando mi presupuesto. Escuché, tomé nota y me pregunté si realmente lo necesitaba.

Menos mal, no lo tomé. Con seguridad, hubiera encontrado en qué gastarlo. Pero, sobre todo, hubiera hecho un mal negocio. La tasa era muy, muy, muy alta.

Eso es lo común en este tipo de productos financieros. Te aprueban muy fácil el préstamo, el riesgo para el prestador es alto (no reciben como garantía una propiedad, por ejemplo) y compensan con una tasa de interés alta.

Conozco personas que pagan intereses de más del 4% mensual. Si un banco nos ofrece una tasa de interés nominal del 4% y la inflación es del 2.5%, el interés real será de 1.5%. Hay que diferenciar la tasa nominal, la efectiva y la real.

La tasa de interés nominal se expresa mediante un %, y representa la remuneración a un capital por un tiempo determinado. Es muy importante saber que se expresa anualmente aunque puede generar intereses más de una vez al año. Para conocer estos intereses generados, en el caso de que sea más de una vez al año, debemos calcular la tasa efectiva.

Por tanto, la tasa nominal no debe ser nuestra guía, ya que no tiende a expresar los intereses reales que tenemos que pagar por un préstamo. Cuando no existe capitalización de intereses, la tasa nominal es igual que la efectiva.

La tasa de interés efectiva es la tasa verdadera que pagamos por un pasivo o recibimos por un activo financiero, puede calcularse para cualquier periodo; mes, trimestre, semestre, etc. La tasa de interés efectiva es compuesta y vencida.

Se diferencia de la tasa de interés nominal que hace caso omiso de la capitalización y otra serie de factores. Con el tipo de interés efectivo, podemos representar el efecto de la reinversión de los intereses.

La tasa real es el tipo de interés esperado, teniendo en cuenta la pérdida de valor que sufre el dinero como causa de la inflación.

Entonces, ¿cuándo es bueno usar un préstamo en efectivo?

Tres buenas razones para solicitar un préstamo de libre disponibilidad.

1. Cuando necesitas recursos para comenzar tu negocio.

Este tipo de préstamos son indicados para estos casos. La empresa no puede asumir aún préstamos y necesitas equipos o insumos para la producción. Te pueden prestar hasta cierta cantidad según cada institución bancaria. Sí, la tasa puede ser más alta que otro tipo de préstamos (los que tienen garantía hipotecaria), pero el negocio debe ser capaz de soportar este comienzo.

2. Cuando quieres consolidar varias deudas en una sola.

Es una buena causa. Especialmente si las deudas son de tarjetas de crédito. Algunas tienen tasas muy altas, lo que hace difícil pagarlas. Los bancos ofrecen créditos paralelos, más baratos que las tarjetas. Ahorrarás dinero.

3. Cuando tienes una real emergencia.

Requieres un tratamiento médico, un repuesto, arreglar el techo de tu casa o comprar una nueva lavadora.
Como puedes ver, no se menciona como emergencia falta de liquidez, urgencia de pagar otra deuda o necesidad de efectivo. Estas no son buenas causales para pedir un préstamo en efectivo. Al principio, pensarás que es un alivio; pero a los pocos meses, verás la realidad: los créditos incluyen intereses. Si te hace falta dinero, ¿cómo crees que pagarás una nueva deuda.


4. Es bueno utilizar los créditos en efectivo para pagar los estudios.

Al fin y al cabo, esperas mejorar tu carrera y tu crecimiento profesional. El crédito en efectivo sería una inversión.


5. Comprar vehículo es otra buena razón para adquirir un préstamo.

Si haces la cuenta de lo que pagas en transporte público y comparas con el valor del crédito más el mantenimiento del vehículo, tendrás la respuesta. Analiza bien la situación antes de tomar un préstamo para este fin.

¿Cómo obtener un buen préstamo?

Lo importante, en cualquier caso, es hacer cuentas. Tener muy claro el concepto de tasa, del valor del dinero en el tiempo. Pregunta, compara, averigua un poco más si realmente necesitas el dinero.

La forma más fácil de tomar una decisión es:

    • Cotiza con varias entidades.
    • Pide que te indiquen cuál sería la cuota mensual.
    • Si quieres saber cuánto te costaría el crédito, haz esta operación: multiplica el valor de la cuota por el número de meses:
      Valor de la cuota x el plazo = valor total del crédito (capital con intereses)

Esta información, te permitirá tomar una mejor decisión y saber cuándo usar un préstamo en efectivo. En general, los bancos ofrecen mejores tasas que otras instituciones. Aunque, las empresas financieras lo están haciendo bien. Un asesor te ayudará a identificar la mejor oferta en el mercado.

 



asesoría para créditos hipotecarios
¿Quieres mejorar tu educación financiera?

¿Quieres mejorar tu educación financiera?

Te has unido a nuestro boletín. ¡Te mantendremos informado!