Aprende sobre Educación Financiera

¿Qué son los ingresos comprobables?

Cada vez que solicitas un producto financiero –un crédito hipotecario, por ejemplo- te piden documentos para demostrar cuánto dinero ganas. ¿Tienes ingresos comprobables?

Existe un requerimiento para acceder a créditos que se convierte en un problema para muchas personas: comprobar los ingresos.

¿Por qué?

La realidad es que sí tienen mucho dinero, ganan mensualmente miles de pesos, mueven dólares, mercancías, ganado, compran oro, negocian carros y son hábiles para hacer cálculos financieros y cuando un banco les pide copia de los documentos de sus ingresos, no tienen forma de comprobar ni un peso, no tienen ingresos comprobables.

Mudar hipoteca (pagar menos hipoteca)

Como consecuencia, no pueden acceder a créditos, ¡ni siquiera a una tarjeta de crédito!

Es más común de lo que crees.

De qué se trata

Las entidades financieras solicitan siempre dentro de su protocolo para el estudio y aprobación de un préstamo, que tú, como cliente, demuestres el origen de tus ingresos. Se trata de exponer, de entregar pruebas escritas de tus ingresos.

Si eres un trabajador dependiente es fácil: el recino de nómina es testimonio claro y evidente. Si, además, te consignan el salario en tu los tres últimos recibos de nómina para cumplir con el requisito para el estudio del crédito.

¿Suficiente?

No siempre. Depende del monto del crédito que estés pidiendo.

Tal vez tu salario no sea suficiente para cubrir la deuda del depa que quieres comprar. ¿Tienes más ingresos comprobables?

El punto es éste: el banco no quiere saber cuánto ganas o si tienes un salario tipo Chief Executive Officer o presidente de la compañía de una gran empresa. Eso es útil, pero no es el indicador que realmente le interesa. Lo que sí quiere determinar es tu capacidad de endeudamiento, tu capacidad de pagar la deuda que quieres adquirir.

¿Ves la diferencia?

Los documentos deben ser recientes, del último mes, de los tres últimos meses. Es como si el banco quisiera tomar una foto de tu momento financiero.

Por eso presentar tu solicitud de crédito, especialmente de un crédito hipotecario, requiere de una planeación, de una estrategia.

Las pruebas

Sigamos con el ejemplo. Eres dependiente, hace un par de años trabajas en la misma empresa (buen indicador para la evaluación del crédito), de hecho, eres socio, pero el recibo de nómina da testimonio de unos ingresos que no son suficientes para el crédito al que aspiras.

Tienes varias posibilidades.

  • La primera, solicitar el crédito con alguien más. Tu pareja, tus padres, un socio. Si ambos presentanlos recibos de nómina (u otro ingreso sustentable, ya verás cuáles), el problema queda resuelto.
  • La segunda, demostrar otros ingresos. Esta alternativa es muy interesante. No sólo eres empleado de una empresa, también tienes ingresos como independiente, como rentista o como accionista. ¿Puedes sustentar que ese dinero entra a tu bolsillo?
  • Porque si no, tendrías que pensar en la tercera posibilidad: pedir que te presten menos dinero, el monto que, de acuerdo con tus ingresos, el banco estima que podrás pagar con seguridad.

Qué documentos sirven

Las entidades financieras ofrecen una gama de posibilidades para demostrar la fuente de los ingresos.

Si eres independiente, un consultor de presupuestos o chef los fines de semana, podrás aportar facturas o contratos firmados.O, si eres microempresario de régimen general podrás entregar copias del acta constitutiva de la empresa así como las declaraciones tributarias, por lo menos la del último período fiscal.

  •  
  • Comenzaste operaciones hace un par de años y todavía perteneces al régimen especial: una licencia de funcionamiento o permiso para operar. Es probable que te soliciten un listado de clientes con teléfonos para contactarlos y verificar qué clase de negocios tienes con ellos.
  • ¿Tienes un apartamento y está alquilado? El contrato de alquiler es una muestra perfecta de tus ingresos. Es necesario demostrar que eres el propietario. Muchas personas se dedican al negocio de comprar bienes inmuebles y alquilarlos. Son rentistas. La SHCP (Secretaría de Hacienda y Crédito Público) tiene estipulada la categoría 1 para esta actividad económica. Si tú fueras un rentista entregarías al banco copia de los últimos pagos a la SHCP y los teléfonos y nombres de tus inquilinos.
  • Por último, si eres accionista y esa es tu principal fuente de ingresos, entregarás tu declaración jurada, balances generales de las empresas en las que tienes acciones y los últimos repartos de utilidades (si los hubiere) presentados ante la SHCP.

Como ves, los ingresos comprobables son las pruebas que te servirán para mostrar cómo responderás por la deuda. Por su puesto, los documentos deben ser fiables y actuales (una copia de una declaración jurada sin presentar, sin sello, no será aceptada; un contrato sin firmas ni sello de notaría tiene poca validez; un contrato de honorarios de hace dos años y que tenía una vigencia de seis meses, no sirve). Cada entidad financiera tiene sus propios requisitos y llegará el momento de pedir la lista.



Crédito liquidez con garantía inmobiliaria
Financiamiento para casa MX