Aprende sobre Préstamos con Garantía Hipotecaria

Pedir préstamo hipotecando casa o un préstamo personal

Las diferencias entre pedir un préstamo hipotecando casa o un préstamo personal, son muy notorias. Es mejor analizar por separado, para tomar una buena decisión en cuanto a conveniencia. La solicitud se debe realizar de acuerdo a las necesidades y solvencia económica del cliente.

Son circunstancias o momentos en que se necesita un dinero extra o adicional que no poseemos y que es importante. Pues se necesita para realizar un negocio, una inversión llamativa o pagar otras deudas. De otra manera, sino es por alguna razón especial es mejor no solicitar el crédito.

Solicitud de préstamo con hipoteca

Hacer referencia a la hipoteca para un préstamo es reafirmar que esta es un derecho legal como garantía a la deuda. Cuando se realiza un tipo de préstamo como este, generalmente se hace para compra de vivienda nueva o usada, compra de lote u otros inmuebles. ¡Y porque no¡, hasta para pagar otras deudas, teniendo en cuenta si hay beneficios económicos.

Por el lado de los intereses, se puede mencionar que son más bajos que el préstamo personal, por tener plazos largos. Esto se debe a las condiciones diferentes que contiene un préstamo con hipoteca. Lo que se puede resaltar en este tipo de préstamo es la ventaja que tiene el acreedor frente al deudor:

Se responde por la deuda directamente con el inmueble puesto en garantía, y en caso de incumplimiento de pagos de la deuda, el acreedor es el primer beneficiario. Es quien tiene derecho a recibir el dinero por venta del mismo para cubrir la deuda.

Solicitud de préstamo personal

Al pedir un préstamo personal, la garantía se realiza con la firma directa del solicitante, pero se puede exigir adicional otros avales. A razón de no tener un inmueble como garantía. Ya que, su destino es para algunos gastos particulares de consumo: viajes, estudio, caprichos, en muy pocos casos se usa para una inversión recíproca.

En las condiciones de aprobación el préstamo personal, el interés es más alto que el préstamo por hipoteca. Los plazos definidos son más cortos, generalmente hasta 5 años. Por tener condiciones que se pueden cumplir con menor documentación, puede ser más rápida su aprobación.





Crédito liquidez con garantía hipotecaria